La problemática de la seguridad y salud laboral tiene una gran relevancia y repercusión en todos los sectores productivos. A los costes sociales y humanos que genera esta problemática hay que añadir además, los costes económicos derivados de la siniestralidad laboral. A este hecho no escapa la industria agroalimentaria, en la que existen factores de riesgo asociados a sus procesos productivos, que debidamente analizados y controlados pueden ser minimizados. 
El diseño, definición e implantación de planes de prevención adecuados, junto con la integración de la seguridad y la salud en los diferentes procesos y sus tecnologías, conlleva una mejora de las condiciones de trabajo, evitando accidentes, reduciendo sus costes asociados y lo que es más importante, garantizando la seguridad y salud de las personas.

Con el objeto de analizar el presente y futuro de las industrias alimentarias con respecto a la Prevención de Riesgos Laborales y poder identificar las oportunidades de mejora relacionadas con sus procesos y tecnologías, AZTI, con el apoyo de OSALAN, desarrolló los siguientes diagnósticos, para que puedan servir de base y referencia para el impulso de estrategias de apoyo en materia de seguridad y salud laboral a las industrias alimentarias de la CAPV.